Les dijeron que por ser enanos no podrían tener hijos, 9 meses después impactaron al mundo


El trastorno del crecimiento es una condición que sucede cuando una persona nace con una estatura menor a 1.40 metros. También conocida como “enanismo”, esta condición está acompañada de algunas complicaciones médicas que pueden afectar la salud de la persona, es por eso que en la mayoría de los casos, los doctores no recomiendan a las parejas con enanismo, tener hijos, pues podría resultar peligroso para la madre y para la criatura. 

Sin embargo, la historia que te contaremos a continuación, rompe con todos los paradigmas médicos. Es un milagro hermoso y una historia conmovedora.

Se trata de Miley y Stephan Botzin, una linda pareja con enanismo que logró lo imposible: tener un hijo a pesar de su condición. 

Ambos se conocieron en la universidad y fue como un regalo del cielo. Después de sufrir la soledad por no poder encontrar una pareja, Miley y Stephan se encontraron en una clase, durante el último año de sus estudios. Se enamoraron inmediatamente. 




A los pocos meses, se volvieron pareja y a pesar de las burlas por ser la pareja de los “enanitos”, ambos salieron adelante y se convirtieron en exitosos profesionistas. 


Él tiene su propio negocio, una exitosa empresa de exportación e importación de productos médicos, ella se convirtió en maestra para niños con discapacidad. 


Con mucho esfuerzo y trabajo salieron adelante y compraron una hermosa casa en un prestigioso barrio de Inglaterra, habían logrado construir una vida perfecta, pero solo les faltaba una cosa: tener su propia familia. 

Es por eso que Miley y Stephan decidieron tener un hijo, así que acudieron a su médico para conseguir el apoyo y el consejo de un especialista. Desgraciadamente, la respuesta fue negativa. Después de realizar los estudios, el doctor determinó que Miley estaba imposibilitada para tener hijos, pues su matriz no era lo suficientemente fuerte como para sostener el desarrollo de la criatura; sin embargo, ellos no se dieron por vencidos, fueron con todos los médicos que encontraron, tratando de encontrar una luz en su oscuridad. 

Así pasaron 2 años, la pareja no encontraba apoyo alguno y a pesar de su buena salud, todo el mundo le decía que su embarazo terminaría en tragedia. 

Sin embargo, durante unas vacaciones en la Riviera Maya mexicana, la pareja visitó a un curandero que decían los pobladores, tenía el don de la curación y de la profecía. 

Stephan se encontraba incrédulo, pero su mujer, desesperada, pensaba que no tenían nada que perder. 



Según cuenta la pareja, ese fue uno de los días más extraños y mágicos de su vida. Viajaron 4 horas entre la maleza, para poder llegar a la casa del curandero, su nombre es Don Juan. 

Al llegar, el místico los recibió diciendo, “Amigos, ustedes están bendecidos. Llegando a casa, sobre la última luna llena de este mes, hagan lo que tienen que hacer y los dos cumplirán su deseo. Tendrán un hijo hermoso”. Después de que el traductor les dijera el significado de las palabras de Don Juan, Miley se echó a llorar y Stephan quedó impactado. Durante la reunión no se dijo más, realizaron unas oraciones y unas meditaciones. Ambos regresaron a casa, convencidos que seguirían las enseñanzas de Don Juan. 

Al llegar a Inglaterra, ambos esperaron la última luna llena e hicieron lo que estaba predicho. 

Al mes, Stephan y Miley estaban esperando un hijo. 

Nueve meses después, esos orgullosos padres dieron a luz a una pequeña, hermosa y saludable niña, y en honor a ese extraño curandero, la llamaron Juana. 


Esta historia nos enseña que con esfuerzo y dedicación, todo es posible. El amor, la voluntad y la perseverancia, siempre termina triunfando. Hoy en día Stephan, Miley y Juana, formaron una hermosa familia. No cabe duda que el amor no conoce imposibles. 


Recomendados

Artículo recomendado