Después de esto, creo que él no volvera a tomar alcohol. ¿Qué hubieras hecho tú?



Este muchacho regreso a su casa después de una larga noche de tragos e inmediatamente cayó dormido. Su hermano aprovecho la oportunidad y lo que hizo después no tiene perdón de Dios.
Para jugarle una broma a su ebrio hermano le puso un tatuaje temporal en el rostro. También le puso un plástico sobre el mismo para simular el cuidado que requiere un tatuaje profesional. 
 
¡Imagínate el horror de despertar y ver un tatuaje en tu cara!






No es la primera vez que Ben Phillips se sale con la suya. El comediante británico tiene una larga historia de jugarle bromas practicas—y un poco pesadas—a sus amigos y familiares. 


Recomendados

Artículo recomendado