Tips para que esa erección incómoda no te haga pasar un mal rato.



Si alguna vez has estado en una situación en la cual de repente sientes un apretón  en tus partes bajas y te das cuenta que viene una erección poderosa, este artículo es para ti. Descubre cómo usar todo el poder de tu cuerpo y mente para contrarrestar el efecto de tu amigo antes de pasar vergüenzas. 

Ojos que no ven…

Mueve tu cuerpo.  

            
-Si estas parado (o sea de pie) es mejor que te posiciones de frente a las personas. De esta forma no se nota tanto que tengas un bulto por ahí.

-Si estas entado es mucho más fácil. Basta con cruzar las piernas para hacer pasar tu erección por un exceso de tela del pantalón.


Metete las manos a la bolsa.


Con calma y casualmente, mete tu mano en los bolsillos para que el bulto sea percibido como tu mano. Ayuda si tienes un teléfono o cartera que puedas sacar ya que tu problema se baje para poder aparentar un poco.


Usa un objeto para tapar la vista.



Lo más común es tener un libro o periódico a la mano, simplemente muévelo de forma que cubra to zona afectada.

-Si estas en clase, jala tu escritorio o mesa lo más cerca posible para obstruir la vista a tus compañeros.

-Si te sucede esto en invierno, estas de suerte porque puedes usar tu suéter o chamarra para disimular.

Ahórcalo


Esta técnica no es para para personas de alto calibre. Simplemente pon tu miembro en forma vertical entre tu cuerpo y tu pantalón. Asegúrate de dar la espalda a la gente o ponte frente a una pared cunado lo hagas.

Distrae a la gente que te rodea.


Basta con hacerlos mirar en dirección opuesta por unos minutos mientras las aguas se calman

Todo está en la mente…

Busca una distracción para ti


Puedes pensar en algo gracioso. Un chiste o momento que te produzca recuerdos capaces de hacerte reír.

También podrías pensar en las cosas que tienes que hacer antes de dormir. Intenta hacer una lista y repítela en tu cabeza.

Piensa en algo asqueroso. Puede ser cualquier cosa: desde comerte ese taco que viste en la basura u oler a tu primo después de ir al gym.


Camina un par de minutos


Tu cuerpo necesita sangre para moverse y entre más sangre usen tus piernas para caminar, tu erección durara mucho menos.

Toca algo frio.



El frio no solo cambia el flujo de sangre, pero te da ese empujón a tu cerebro para sacarte de tu apuro. Si no encuentras nada frio, intenta morder tu lengua o pellizcarte el brazo para que tu cerebro centre su atención deje de concentrase en tu erección.

Ve al baño


Nadie te molestara ahí y puedes esperar con calma a que se tranquilice el asunto

No estimules tu erección


Evita el contacto con tu miembro y sobre todo no pienses en nada que te haga concentrar en tu erección. Entre más pienses en eso, menos se calmara.

Puedes combinar varios de estos consejos para obtener mejores resultados.

En el peor de los casos, recuerda que las erecciones son normales y a veces basta con una simple disculpa o sonrisa para disipar la tensión.


Recomendados

Artículo recomendado